SERVICIOS PRINCIPALES

Traducción

Cuando se traduce un texto, se trata de transferir el significado del texto de origen al idioma final de una manera que se respeten las reglas lingüísticas y a la vez que se satisfacen las instrucciones y deseos del cliente. El proceso implica el uso correcto y consistente de terminología, gramática, léxico, costumbres locales, estilo, registro, formato, propósito o uso final de la traducción.

Localización

Localización es el proceso de traducir o adaptar un texto para que se ajuste a una región en especifico. Puede ser una página web, un prospecto, una aplicación o cualquier medio de comunicación. La función primordial es asegurarse de que el significado y uso cultural sea transferido adecuadamente a la cultura del idioma final. Adaptamos su material de texto a cualquier mercado nórdico. En Nordic Text, encontrará especialistas nativos con experiencia, quienes se aseguraran que su material de texto sea entregado según las especificaciones necesarias.

Revisión/Comprobación

La revisión no es un servicio por separado, pero deber ser mencionado por ser una parte esencial e integral de traducción y localización que siempre se lleva a cabo. Es una revisión que el traductor se hace a sí mismo, antes de entregar el texto traducido al jefe de proyecto. El propósito es el de comprobar la exactitud con el texto de origen, eliminar posibles errores y verificar el cumplimiento de la especificaciones solicitadas. La fase de comprobación es usada de manera común por los traductores profesionales como parte de su procedimiento de garantía de calidad.

Revisión

Incluso cuando un traductor ha hecho su trabajo, una traducción saldrá beneficiada si es revisada por otros ojos. La revisión comprueba el texto final con el texto de origen por su conformidad y puede que incluya una comprobación de consistencia en la terminología y registro. Normalmente llevado a cabo por otro traductor, quien es conocedor de los dos idiomas de origen y final, y quien posee una experiencia en el campo de traducción. Si es necesario, el revisor/a recomienda medidas de corrección que pueda que incluya re-traducir el texto. Así que el proceso de traducción principal debería involucrar al menos dos profesionales: un traductor y un revisor.

Corrección

A pesar del sólido trabajo, de las lecturas completas y de las inspecciones automatizadas de la calidad todavía es posible que los pequeños errores tipográficos, o bien comas mal colocadas, etc... puedan introducirse furtivamente. Por esta razón, se hace un control monolingüe para evaluar la conformidad de la traducción final. Consiste simplemente en leer el texto sin consultar el original y comprobar la ortografía, la gramática, la sintaxis, si hay doble espacios o bien espacios que falten. Como esta tarea ya se ha realizado, entonces esta debería ser una tarea pequeña. Después de que todos los problemas de traducción y lingüísticos hayan sido resueltos, el revisor puede concentrarse completamente en evaluar la legibilidad, fluidez y precisión técnica de la traducción.

A parte de nuestros servicios principales, podemos encargarnos de las pruebas de un software, de la autoedición o la creación de un glosario– haga clic aquí para saber más.

¿Te gustaría trabajar con nosotros?